miércoles, 22 de agosto de 2012

Higiene Bucal




La higiene dentaria barre los residuos y los microbios que provocan las caries y la enfermedad peri dental (“piorrea”). Por donde pasan eficazmente el cepillo dental y el hilo, no se producen caries ni sarro.
La buena higiene bucal proporciona una boca que luce y huele saludablemente. Esto significa que:
-Sus dientes están limpios y no hay restos de alimentos
-Las encías presentan un color rosado y no duelen o sangran durante el cepillado o la limpieza con hilo dental
-El mal aliento no es un problema constante

¿Cómo se practica la buena higiene bucal?
Una de las cosas más importantes que usted puede hacer por sus dientes y encías es mantener una buena higiene bucal. Los dientes sanos no sólo le dan un buen aspecto a su persona y lo hacen sentirse bien, sino que le permiten hablar y comer apropiadamente. La buena salud bucal es importante para su bienestar general.
Los cuidados preventivos diarios, como el cepillado y uso de hilo dental, evitan problemas posteriores, y son menos dolorosos y menos costosos que los tratamientos por una infección que se ha dejado progresar.
En los intervalos entre las visitas regulares al odontólogo, hay pautas simples que cada uno de nosotros puede seguir para reducir significativamente el desarrollo de caries, las enfermedades de las encías y otros problemas dentales:
  • Cepíllese en profundidad y use hilo dental por lo menos dos veces al día.
  • Ingiera una dieta equilibrada y reduzca las intestas entre comidas.
  • Utilice productos dentales con flúor, inclusive la crema dental.
  • Use enjuagues bucales florados si lo indica.
  • Asegúrese de que sus hijos menores de 12 años beban agua fluorada o si vive en una zona de agua no florada, adminístreles suplementos florados.
Una higiene buco dental óptima incluye:
1-Cepillado dental (cepillo+dentífrico)
1.1 Cepillado dental manual
1.2 Cepillado dental automático
1.3 El Dentífrico
2-Uso de cepillo interdental+hilo dental

Cepillado dental (cepillo+dentífrico)
OBJETIVO:
Eliminar la placa bacteriana y residuos de
alimentos de las caras externas, internas y de
masticación de los dientes, gracias a:
- Cepillo dental
- Pasta dentífrica




Cepillado dental manual
COMO DEBE USARSE EL CEPILLO DENTAL:
1. Coloque el cabezal del cepillo formando un ángulo de 45º con las encías y realice pequeños movimientos circulares.
2. Cepillar de este modo las superficies interiores y exteriores siguiendo el contorno de las encías.
3. Colocar el cepillo sobre el diente y moverlo suavemente en dirección horizontal.
4. Cepillar las superficies internas de los incisivos.
5. Limpie la lengua con el cepillo. Notará su boca y su aliento más fresco.
Se recomienda siempre:
-Filamentos de Tynex con extremos redondeados.
- Cabezal de pequeño tamaño para alcanzar las zonas más recónditas.
- Cepillo de distinta dureza adaptado a cada edad y necesidad.
- Capuchón protector que mantiene los filamentos agrupados y los aísla de contaminaciones externas.



Cepillado dental automático
El uso del cepillo automático es por sí solo igual de efectivo que el uso de un cepillo manual y un hilo dental en la reducción de placa y prevención de enfermedades periodontales.
Está especialmente indicado para:
*Placa bacteriana acumulada de difícil eliminación en la línea de las encías o en zonas recónditas de difícil acceso.
*Problemas de gingivitis y bolsas periodontales, derivados de un mal uso en la técnica del cepillado.
*Recuperar el blanco natural de dientes con manchas acumuladas de té, café o tabaco.
*Portadores de aparatos de ortodoncia, implantes o puentes, que tienen una limpieza más difícil de lo normal.
*Niños y personas de avanzada edad para asegurar una correcta técnica del cepillado y lograr un cuidado adecuado de sus dientes y encías.



Aliados de la higiene bucal
Aparte del dentífrico, hay otros productos que pueden ayudar a una buena higiene dental.
polvos: mezcla de sólidos tipo perboratos, carbonatos y polifosfatos que eliminan les manchas de los dientes provocadas por el tabaco, el consumo de café.
chicles: no adherentes, que permiten lavar los dientes sin cepillo, para ocasiones especiales. Son un buen elemento para contribuir a la higiene dental cuando contienen flúor.

 Limpieza espacios interdentales
OBJETIVO:
>Limpiar eficazmente los espacios interdentales.
>Proteger contra la caries y la enfermedad periodontal.
El hilo dental está pensado para personas con espacios interdentales pequeños, mientras que el cepillo interdental es más adecuado para personas con espacios interdentales más anchos.



Hilo dental
INSTRUCCIONES:
1. Utilice aproximadamente 40 cm. de hilo. Enrolle los extremos del hilo alrededor del dedo central de las dos manos. Tense unos 2-3 cm. utilizando los dedos pulgares e índices.
2. Deslice el hilo suavemente entre los dientes en la línea de las encías con movimientos hacia delante y hacia atrás. Utilice un trozo limpio de hilo para la limpieza de cada diente y espacio interdental.



Cepillo interdental
INSTRUCCIONES:
1. Utilice el tamaño de interdental más adecuado para cada espacio. El cepillo debe introducirse holgadamente, de modo que sean los filamentos, y no el alambre, los que estén en contacto con los dientes.
2. Mueva el cepillo desde dentro hacia afuera, sin hacerlo girar.
3. Para limpiar más fácilmente las piezas posteriores, acople el capuchón protector al mango.

Existe dos tipos de factores que predisponen al individuo a sus afecciones bucales:
- De origen endógeno (microbiano)
- De origen exógeno (por nuestra dieta)
-Una deficiente higiene bucal provoca la acumulación de suciedad (placa bacteriana) en la superficie de nuestros dientes.
- La placa acumulada en nuestros dientes, si no se elimina, va calcificando formándose así el sarro o cálculo dental.
- La placa dental se puede definir como una película formada por colonias bacterianas que se pegan a la superficie de los dientes y a la encía cuando una persona no se cepilla bien los dientes.
  • Podemos hablar de 4 tipos principales de enfermedades bucales.                                 



Caries 
La caries puede definirse como la destrucción progresiva de la estructura dental.
La placa bacteriana (bacterias, saliva y restos alimenticios) que se adhiere permanentemente a la superficie del esmalte dental, genera ácidos que destruyen primero al esmalte, luego a la dentina y, finalmente a la pulpa. Ésta última posee vasos sanguíneos y nervios; si la infección llega hasta la pulpa genera un intenso dolor.
Las bacterias aprovechan las oquedades de los diente para formar colonias y convierten los azúcares en ácidos. Si la placa bacteriana se remueve después de cada comida, las bacterias no tienen material alimenticio para degradar, entonces, no se producen ácidos.
Los síntomas evidentes de aparición de una caries son sensaciones dolorosas al consumir alimentos muy dulces, muy fríos o muy calientes.
  • Podemos evaluar la caries en tres grados distintos:
Caries de primer grado:
Afecta únicamente al esmalte. Por lo general no duele y por tanto es más difícil de detectar. En este momento es cuando un buen tratamiento puede asegurar mejores resultados, ya que es poca la cantidad de tejido dañado.
Caries de segundo grado:
Afecta al esmalte y la dentina. Puede reconocerse a simple vista por cambios en la transparencia del diente.
Todavía no es un tipo de caries excesivamente dolorosa, lo cual es un inconveniente, puesto que se buscan los servicios profesionales demasiado tarde.
Caries de tercer grado:
Es la que afecta a la pulpa dentaria. El proceso ha ido avanzando en profundidad hasta llegar a la pulpa. En este momento ya es muy dolorosa.
La mayoría de las veces el dentista, si quiere mantener la pieza, debe extirpar el nervio y reconstruir luego la corona del diente. Cuando esto no es posible se debe proceder a la exodoncia

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada